Trovando... trovando sonido.

Loading...

sábado, 30 de agosto de 2008




Es verdad que hay hombres inmortales. Además imprescindibles. Cuya presencia va más allá de lo físico… inclusive de lo espiritual… de lo tangible y lo intangible. Son esos que pueden ser roca, árbol, pinta, canción, recuerdo imborrable, lección permanente, estrella, boina, gobierno y pueblo a la vez, semilla y fruto, beso y fusil, luz y penumbra, llanto y sonrisa, dolor y placer, Dios y Diablo, tacto y olor, parto y muerte. Todo a la vez. En una sola persona y en todas al mismo tiempo.

Así lo sentimos cuando bajamos al Churo… al río que lo asiló y lo vio caer hacia la cúspide de la gloria. Esas aguas todavía gritan su nombre. La roca en la que reposó abaleado guarda aún su sangre indeleble. Los tallos más fuertes… y también los más débiles llevan su nombre. Allí, en esa montaña que no pudo con él, los pobladores lo cuentan… lo extrañan… y lo veneran.

No hay comentarios: