Trovando... trovando sonido.

Loading...

miércoles, 23 de marzo de 2016

A la familia de Silvio... y a Obama.

Saludos Maestro Silvio y seguidores de esta Segunda Cita.
Siento que la evaluación de esta -sin duda- histórica visita de Obama a Cuba se ha hecho desde ángulos generacionales. Desde la visión de quienes han vivido el proceso de desarrollo político, cultural y ético del pueblo cubano... inclusive desde la transición y por otro lado desde la perspectiva de quienes solo han vivido el pleno proceso de resistencia. Obviamente, los primeros tienen no solo la duda sobre las intenciones de un Presidente que, aún negro, sigue siendo yanky. Quien probablemente aceptó (si es que tuvo esa opción) la encomienda como una forma de sostener su fraudulento Premio Nobel: lo recibe por una visita a Palestina, al comienzo de su mandato y pretende ratificarlo con una visita a La Habana, al final de su gestión. Pero es cierto que tras su mandato, nada... absolutamente nada depende de él. Si acaso quedará como Cárter de observador de procesos electorales fuera de su país, pero sin opinar de lo que suceda en el propio.
Ojalá logre levantar el bloqueo, pero habría que analizar si los cubanos están en peores condiciones de salud, educación, cultura, conciencia, seguridad y libertad que los países que no han estado bloqueados por EE. UU... que por cierto habría que sincerar también las responsabilidades del bloqueo, porque si bien Washington (o el Pentágono... o el Mosad) ordena, también es cierto que un centenar de países se lavan las manos votando en contra del bloqueo en la ONU,  pero aceptan el chantaje aún siendo la gran mayoría en ese organismo.

"Te regalo el genio eterno de Bolívar
que circunda junto al sueño de Martí...
te regalo la esperanza que reivindicó Alí,
te regalo lo mejor de mi país.

Esto y más te cambiaría,
por un poco de tu libertad...
tu gloriosa resistencia
nos ampara cual bastión
de las garras del rapaz anglosajón...

Esto y más te cambiaría
por un poco de tu dignidad...
con el sol de tu hidalguía
y tus cantos de lealtad
mi Revolución se haría realidad"

Darvin Romero Montiel (Maracaibo, Venezuela).

domingo, 19 de enero de 2014

EL PALANGRE COMO FUENTE




Hay un grupito de “colegas” del periodismo que, sin vergüenza alguna… y con cierto grado de orgullo y banalidad, han asumido, configurado y promovido perversamente una suerte de mención extra academia y de facto: “El palangre”. Para ellos cobrar por afirmar algo –aun siendo mentira-,  ocultar una verdad, tergiversar una información o imponer una falsedad como cierta,  es natural. Lo importante es cobrar. Y mientras mayor y más consecuente sea la tarifa, más cizaña habrá en el comentario emitido. Esta desviación del oficio de “Comunicador Social” en Venezuela tiene, desde mi punto de vista, dos causas fundamentales: por una parte, la sustitución de los conceptos éticos por los “enlatados gerenciales y mercantilistas” impuestos desde las escuelas norteamericanas  a nuestras  universidades. Y por la otra, sin duda, la carencia intelectual del “palangrista”. Ese al que le importa poco que lo reconozcan como tal, porque ser esclavo de intereses ajenos lo mantiene libre de deudas económicas. Ellos no tienen idea de las deudas morales. Estos “pranes del periodismo” (decirles mercenarios sería sobrestimarlos) solo tienen la vaga y difusa idea de que la ética es un asunto de “izquierda trasnochada”. Y reafirmo que son unos “pranes”, porque este tipo de delincuente es el que se vanagloria con su delito, es al que le interesa que lo reconozcan, porque este reconocimiento lo cotiza por tanto le atrae clientela. Aunque, a veces creo que, si bien el “pran de las cárceles” busca que lo reconozcan como tal, el “pran de los medios” es más reconocido por la estupidez de no saber –ni siquiera- disimular su delito. Y nuevamente reitero… digo delito porque eso es la difamación, el vilipendio y la simulación de hecho punible, entre otras faltas penales cometidas por estos autores materiales del “palangre”. Son tan estúpidos que, ante la presión del que paga, se ponen en evidencia y muchas veces se destaca más en sus publicaciones la flagrancia del “palangre” y la “olla” montada para difamar a quien por encargo es blanco de sus bajezas, que lo que quieren “sembrar” como noticia. Son esclavos hasta de su infundado ego, creyendo que son reconocidos profesionales porque trabajan o trabajaron en un medio que tiene mucha circulación, tiraje o teleaudiencia. Sin percatarse que apenas son piezas de dicho medio al servicio de quien contrata… pero sin voz, ni voto. Y mucho menos reconocimiento. Por lo general terminan –como chivos expiatorios- fuera de estos medios por “palangristas”. 
DARWIN CHÁVEZ... EL PRAN DEL PALANGRE ZULIANO.

            Con la eliminación de la cárcel de Sabaneta los “pranes del periodismo marabino” quedaron a sus anchas para extorsionar… sobre todo a los políticos y funcionarios públicos. Y digo sobretodo porque aunque les asombre, también chantajean a empresarios y particulares. En Maracaibo, ésta práctica delictiva ha venido en aumento en los últimos años. Sobre todo porque con la llegada de Chávez y la Revolución Bolivariana los “palangristas” que, antes eran botados de los medios al ser  descubiertos, ahora más bien son promovidos. Son dos las razones: una porque el medio los convierte en instrumento de sus intereses político-empresariales en contra del gobierno y otra porque estos tontos útiles compensan el miserable sueldo que reciben con el cobro de la vacuna a sus víctimas. Así, el “palangrista” gana más y el medio paga menos… y todos felices.
            Como el “bachaqueo”, la gestoría en el Seniat y el Saime… y el “Cadivismo”, el “palangre” se ha ido consolidando en la medida que crece el número de funcionarios y políticos corruptos que por alcanzar un ascenso, mantenerse en el puesto o no ser delatados contratan los servicios de un “palangrista”. Pero desde la génesis del “palangre”, la oferta siempre ha sido mayor que la demanda y esto ha sido la maldición de los “palangristas”, porque el contratante queriendo cubrir todos los frentes, los contrata a todos… imponiendo una tarifa oligopólica que, si bien supera el salario de los medios, tampoco es que da para vivir como Miguel Cabrera. Eso queda para los testaferros quienes también son delincuentes… pero discretos, cautelosos, prudentes, menos imbéciles y mucho mejor pagados.  En esta dinámica los autores intelectuales del “palangre”, no solo pagan a los que están en los medios, sino que han financiado periódicos, emisoras de radio, televisoras, “productores independientes” (que solo son independientes del Estado pero esclavos de quienes les pagan) y medios digitales. ¡Claro! Cuando el Capo salé del juego porque perdió el cargo… o porque lo imputaron y se fugó, el “palangrista” cae en desgracia.  
Al final, el “palangrista” termina con el alma en propiedad del  Diablo… enlodado, señalado dentro y fuera del gremio, con un carro que nunca hubiera podido comprar con el sueldo de un medio… pero que al perder el contrato tiene que vender para sobrevivir. Y en una casa o apartamento de clase media para abajo… hipotecada a un banco.  Y, como un perro sarnoso, lo único que le queda es el desprecio y rechazo de sus víctimas, el de sus antiguos dueños, del gremio y de todo el que lo conoce. En Maracaibo el jefe de los “Pranes del Periodismo” se llama: Darwin Chávez… Can Cerbero del Capo prófugo  Manuel Rosales. Menos mal que se creó la “Misión Nevado”.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

El problema es cultural... no electoral


A estas alturas y… después de los recientes resultados electorales es bastante lo que se ha dicho, desde todos los flancos de esta guerra “política”, en relación a los símbolos utilizados por los actores de esta contienda. Desde la “industria cultural” (de acuerdo a la perspectiva de Mattelart), se sigue ofreciendo a los Estefan, la payola, el Grammy, la Guerra de los Sexos y a Sábado Sensacional, como productos estratégicos de captación de votos.  La oposición le da crédito a esta propuesta mediática, aunque sean pocos los actores visibles de este sector los que se hayan atrevido a proponer sus nombres como candidatos. La razón, hay que analizarla: ¿desconfianza en su propio poder de convicción política, desconfianza en el proyecto opositor… o desconfianza personal en los “líderes” de ese bando? Inclusive, algunos de los que han decidido explorar en la política… después de ser férreos opositores, saltan la talanquera y se ofrecen al chavismo que, no sólo los recibe con los brazos abiertos, sino que en una muestra de aprobación de esta  estrategia del show business… los promueve como una posibilidad de atraer a la clase media, que se supone mayoritariamente opositora. Además se invierte tiempo, dinero, “capital político”, institucionalidad y… hasta credibilidad en estos elementos “sobrevenidos” de la farándula más imperialista, alienante y burda. Y debo aclarar que no atribuyo estos calificativos a las personas en cuestión, sino al sistema de dominación mediática al que ellos –sin duda- pertenecen. Pero ¿cuál ha sido el saldo de esta estrategia? Para la “Industria cultural”, la legitimación de los estereotipos por parte del Chavismo. A juzgar por los últimos resultados electorales, los únicos votos “clase media” que ha sumado el Chavismo son los propios candidatos extraídos de la farándula. Para el 7 de octubre de 2012 se aspiraba la meta de 10 millones de votos y solo se llegó a 8 millones, es decir hubo estancamiento… mientras que la oposición  aumentó en proporción. Y de esa fecha al 14 de abril de 2013 migraron 700 mil votos del chavismo a la oposición y la brecha se redujo peligrosamente. Para la oposición, el saldo parece ser: ganar parte del terreno que el chavismo, con esta estrategia de “marketing mediático”, ha perdido.

 
 
Qué puede ser más efectivo que la entrega de viviendas, el aumento sostenido del salario, que dar cupos universitarios al medio millón de antiguos “flotantes”, que acabar con el analfabetismo, que entregar computadoras a todos los estudiantes de primaria y secundaria. Que devolverle la vista a todos los que padecían “catarata” u otras afecciones de sus órganos visuales. Que Barrio Adentro, que Mercal… y la tapa del frasco, algo sin antecedentes en el mundo: bajar los precios a todos los productos y servicios. ¿Por qué entonces no creemos en estos logros como elementos centrales de nuestras campañas electorales?  Yo no soy “Filósofo Político”… ni quiero serlo, pero creo que los candidatos de la Revolución deben apoyarse en los logros de la Revolución y no en sus carreras o currículos personales. Porque, ni todos los grammys, ni todos los seguidores del twitter, ni todos los títulos de La Sorbona, superan en importancia el legado de Chávez y sus misiones. Ni Gandhi, ni La Madre Teresa de Calcuta, ni Mandela, ni el Che, ni Chávez, ni Alí Primera, son relevantes por sus títulos o premios… y mucho menos por aparecer en televisión, sino por sus obras y su conexión directa con los pueblos. Desde mi humilde punto de vista… en este momento el mayor logro de la Revolución Bolivariana es tener como Presidente a un obrero, de extracción humilde, formado políticamente en las mejores escuelas de la izquierda revolucionaria y consciente de que el voto popular no se gana en las academias, sino en los barrios.
Chávez, no sólo demostró que desde el mismo momento que ingresó a una estructura tan derechista como la Fuerza Armada de aquel momento, ya se estaba formando en lo político… ya estaba como un sabueso rastreando los pasos y enseñanzas de su bisabuelo Maisanta. Muchas veces nos contó que, no sólo oía, sino que le prestaba atención a los discursos de Fidel. La primera vez que tuvo la oportunidad de hablar públicamente –más allá del “por ahora”- nos demostró que ya traía a Bolívar, a Samuel Robinson, a Zamora y a Alí Primera por dentro. Cuando llegó a la presidencia ya había cruzado el umbral de la muerte que representaba Carlos Andrés Pérez y ya había pasado casi cinco años recorriendo cada barrio de nuestro país. Así que nadie puede decir que Chávez es producto de aquel instante mediático que le dio fama mundial. Si de verdad creen en Chávez y sus enseñanzas, salgan entonces los candidatos a “patear la calle”, para que la próxima vez la gente los conozca porque les ha dado la mano y no porque los ha visto en televisión.



Para terminar, un breve, elemental y puntual análisis de lo ocurrido el pasado 8 de diciembre: En Maracaibo, el candidato… aun estando en el mes y la ciudad de la gaita, cerró su campaña con un vallenatero traído de Colombia… y perdió. En Petare “El Potro” se trajo de Puerto Rico al Reggaetonero Don Omar… y perdió. En Barinas, cuna del Comandante Supremo, quien fuera amante de la música llanera, el candidato cerró con quién más lloró por RCTV… y perdió. Y esto por citar sólo tres ejemplos, que por cierto estuvieron repletos de gente que después votó por la oposición.
Como contraparte, Luis Caldera candidato en el municipio Mara… más cercano a Colombia que Maracaibo, cerro con Cristobal Jiménez… y ganó holgadamente. Garcés en Los Teques, cerró con salsa y gaita… y ganó. Jorge Rodríguez en el municipio Libertador de Caracas, cerró con salsa y gaita… y arrasó. Y Ernesto Villegas que compartió el cierre de gaita y salsa con el alcalde del municipio capital, perdió por 0,4 %, es decir que, probablemente, sin Don Omar y la Guerra de Los Sexos, hubiera ganado también. 
Queda demostrado entonces, que la farándula no garantiza el triunfo electoral… no subestimemos a nuestro pueblo ni a nuestros verdaderos cultores. ¿Por qué no correr el riesgo entonces con Evio Di Marzo, Liia Vera, Francisco Pacheco, Pérez Rossi, Cecilia Todd… y muchos otros “Artistas de verdad”? No quiere decir que ellos si garanticen el triunfo electoral… pero es más honesto, en una revolución, arriesgar con el arte y no con la farándula.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Paradojas del mercado



I
Algunos se regocijan
cuando el pueblo es explotado
y al ladrón que ha especulado
con sus medios lo cobijan…
Y hoy que los precios se fijan
basados en la justicia,
sin usura y sin codicia…
Es el mismo opositor
que estrena televisor
cuestionando la noticia
II
Adeco no quiero ver
comprando a tarifa justa,
porque entiendo que les gusta
que lo estafe el mercader…
dejen pues ya de joder
y despéjenme las colas
que aquí vengo con Manola,
Yolandita y Alfonsina…
con mi suegra y tía Albertina
Pa´ llenar una gandola
III
Se les acabó la fiesta
a los especuladores
y a los acaparadores
porque perdieron la apuesta…
si de verdad fuera honesta
su práctica mercantil
entrarían por el carril,
pero siguen adelante…
pues ahí va La Habilitante
que es nuestro mejor fusil.
IV
Que molleja ´e diferencia
con el gobierno de España,
Maduro aquí hace la hazaña
de combatir sin clemencia
al que allá gana indulgencias
a pesar de sus desmanes...
siendo los mismos caimanes,
Rajoy los ha subsidiado
y al pueblo le ha rebajado
el sueldo… cual holgazanes.
V
Que feria de la Chinita
Ni que amanecer gaitero…
Pa empezar, de lo primero
Han cambiao hasta la tablita
y el amanecer de ahorita
es a punta de acordeón,
de merengue y reggaetón…
yo prefiero aprovechar
y los cobritos gastar
a precio ´e Revolución.
















sábado, 9 de noviembre de 2013

Alborada Tapas bar... el punto zuliano de la trova.

Un sueño está a punto de hacerse realidad. Un sueño de muchos. De quienes no tienen donde trovar, de quienes no encuentran espacio para sembrar su poesía, de quienes guardan con recelo una escena aprendida... aprehendida o improvisada. Un sueño de quienes danzan desde adentro y buscan con anhelo un afuera que los aplauda... y de quienes sueñan con robarle a los poetas, cantores, bailarines, actores, músicos y creadores un instante de sus sueños:
"Centro Cultural y Turístico Alborada".
 
 
 

jueves, 7 de noviembre de 2013

jueves, 17 de octubre de 2013

Ensayando en Ámsterdam.

Gustavo Colina y Darvin Romero Montiel ensayando en semejantes condiciones de atropeyo: en una embarcación que nos paseó por toda Ámsterdam, exquisito vino y una vista arquitectónica hermosa. Gustavo se quejó ante la Corte Penal Internacional de la Haya, pero la demanda no prosperó. Se impuso el poder de la realeza.