Trovando... trovando sonido.

Loading...

sábado, 12 de abril de 2008

JAYAYA BOLIVIA



Desde el Corazón de Suramérica

Se tambalea la hija predilecta de Bolívar. Es verdad que está en el blanco de los intereses del Departamento de Estado… eso lo ha denunciado el presidente Evo, su Canciller, el Ministro de Gobierno y otros funcionarios de ese gabinete. Y es que las evidencias saltan a la vista: el embajador de los Estados Unidos de Norteamérica ha hecho comentarios que cuestionan las decisiones del primer mandatario de ese país altiplánico; fuentes de inteligencia del gobierno boliviano han verificado que esa embajada gringa financia grupos de oposición radical a la gestión actual de gobierno; los directivos de la contrarrevolución viajan permanentemente a reunirse con sus tutores del norte. Tuto Quiroga, principal opositor del presidente Evo -el mismo que vino a darnos lecciones de democracia invitado por sus homólogos de Primero Injusticia- fue vicepresidente de uno de los más grandes tiranos contemporáneos de ese país: Hugo Banzer. Después fue presidente para encargarse de entregar los recursos naturales de Bolivia a las transnacionales. Esta joyita fue uno de los que autorizó que las empresas que explotaban el gas boliviano se quedaran con el 80% de las ganancias y dejaran al pueblo solo el 20%. Con este currículo, tiene bien ganado el cargo de Jefe de la CIA en Bolivia.

Estos jefes de la oposición fascista, ubicada especialmente en el oriente del país son -además de latifundistas- dueños de las empresas de alimento y combustible. Son los que esconden la mercancía para generar caos y echar la culpa al gobierno, como por ejemplo Rubén Costas, prefecto-gobernador de Santa Cruz (capital del enclave oriental) y Branco Marinkovich (descendiente croata), presidente del Comité Cínico de esa ciudad. Son los mismos a los que les parece tiránica la decisión de invertir la relación de ganancia de la explotación de los hidrocarburos para que Bolivia se quede con el 80% y las transnacionales con el 20%, como ya se hizo. Los mismos a los que les parece despótico que el gobierno del compañero Evo Morales Ayma haya impulsado un proceso de alfabetización que aspira convertir ese país hermano en el tercero de América Latina en ser declarado por la UNESCO libre de analfabetismo; los mismos que pretenden que el primer presidente indígena de ese país con una carga originaria de 70%, haga lo que Banzer, quien condenando al pueblo a una deuda externa de la que no recibió ni miseria, les financió a estos opositores de hoy -en su primer gobierno- la compra de grandes extensiones de tierra y en su segundo mandato la instalación de empresas privadas y el enriquecimiento súbito, dejándoles como regalo de despedida la condonación de estos créditos que el pueblo boliviano sigue pagando a los vampiros del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Es verdad que Bolivia está en peligro, porque las fuerzas del imperio se afincan para evitar que el proceso constituyente llegue a feliz término. Sabotearon la propuesta de refundación de un nuevo Estado que hizo en campaña Evo Morales y fracasaron… el pueblo le creyó al hoy presidente; una vez instalada la Asamblea Constituyente, retrazaron la aprobación de las normas de discusión por cuatro meses, sin embargo al final las fuerzas del cambio aprobaron las reglas del juego; siguiendo al pie de la letra el manual conspirativo made in USA, entonces enfrascaron el debate en la forma de aprobación de los artículos, para consumir así otros meses; cuando faltaba poco tiempo para la culminación del plazo establecido, desempolvaron el cuento de la “Capitalía plena para Sucre”, pretendiendo movilizar la sede de gobierno hacia Chuquisaca, justo en esos días… con lo cual lograron agotar el tiempo previsto inicialmente. Después de los gritos de victoria con los que quisieron achacar un supuesto fracaso al presidente y haber generado el mayor nivel de violencia de esta ola de sabotajes que dejó saldo de muertos y heridos, tuvieron que aceptar una prorroga para el debate constituyente. Al final… la revolución se impuso con una estrategia tipo “Vuelvan caras” y la propuesta de texto constitucional fue aprobada por la mayoría de los constituyentes, mientras la minoría opositora huía del recinto.

Hoy la estrategia fascista es impedir la aprobación popular de la nueva Constitución con la que se quiere refundar el nuevo Estado boliviano sobre las bases de la igualdad social; el respeto a la diversidad étnica; la autodeterminación; la recuperación de los recursos naturales… y la unión hemisférica que permita combatir la imposición de intercambios comerciales empobrecedores y dominantes. Para esto la Contra está dispuesta a todo, incluyendo el magnicidio como ya de ha denunciado. Pero hay que hacerle saber al imperio y a sus lacayos del subcontinente latinoamericano, como está la relación de fuerzas hoy. Hay que advertirles que Evo no está solo como estuvo Allende, Arvenz, Daniel Ortega en su primer intento… o Túpac Catari. Que no sólo Evo y su gobierno cuentan con los gobiernos de Venezuela, Cuba, Argentina, Ecuador, Brasil, Nicaragua que han manifestado su firme apoyo, sino que el pueblo boliviano cuenta con estos pueblos que, solos somos pequeños pero unidos somos gigantes. Así que el imperio tiene que sacar bien sus cuentas porque ni sus miles de soldados, ni sus miles de mercenarios, ni sus miles de armas, van a poder resistir el contraataque de Tupac Catari hecho millones.

No hay comentarios: