Trovando... trovando sonido.

Loading...

viernes, 18 de septiembre de 2009

LA PAZ DE JUANES

A Dios le pido...


No pretendo ser aguafiestas, ni mucho menos cuestionar las intenciones de Juanes, pero es que estadísticamente no ha transcurrido el tiempo suficiente como para que aparezca otro Gandhi. Todavía no sé, a qué paz se refiere el compatriota cantautor, ni a quiénes se la está pidiendo… ni para quiénes la quiere. Cuando cantó junto con sus colegas en la frontera colombo-venezolana no se refirió ni a las víctimas, ni a los victimarios. En ese momento había un fuerte conflicto diplomático entre Venezuela, Colombia y Ecuador, porque el ejército neogranadino violó flagrantemente la soberanía de un país vecino. Entonces ¿a quién le estaba pidiendo Juanes la Paz?, ¿a Correa, a Chávez, o a Uribe? Me imagino que él me respondería: a los tres. ¡Claro! La respuesta más elemental. Pero es que la vaina no es tan equilibrada hermano… porque, ni Venezuela, ni Ecuador han violado la soberanía de nadie. Es tú presidente quien insiste en meternos a los gringos aquí. Por si no lo sabías, los bombarderos que ingresaron irregularmente a territorio ecuatoriano en aquella ocasión, salieron de una base militar norteamericana y en estos momentos se están instalando en nuestra Colombia siete bases gringas más. O es que no te habéis dado cuenta hombre. Vos creéis que se puede vivir en paz con esa amenaza latente. Perdoname pero aquel espectáculo de Cúcuta no fue más que circo sin pan… o paz y circo.
Es muy bonito hacer un concierto con la bandera blanca para ganar la atención de los medios del mundo, a los que les encanta ese tipo de paz: la de los sumisos; los humillados; los desplazados; los torturados de Guantánamo; los masacrados por los paramilitares uribistas; los que no levantan la voz por falta de aliento. Todos calladitos… en santa paz. ¿Por qué no redactáis un documento que defina tu propuesta de paz, para que lo firmen los músicos que participen en el concierto cubano y lo insertan como presentación del video y el CD que de seguro va a estar listo en el mercado -blanco o negro- al día siguiente, a ver si así sabemos cuál es tu concepto de la paz? Quedaríamos claros los que creemos en la paz de Cuba y los que creen en la paz de Miami. Te aseguro que se acabaría la paz en esa tarima. Porque también te puedo asegurar que la paz que vos profesáis, junto con Miguel Bosé y Olga Tañón, no es la misma que profesa Silvio, Danny Rivera o Amaury Pérez. El problema de tu paz, en la Habana, va a ser que el público cubano no le va a permitir a Bosé hablar pendejadas. Preguntale a Silvio, en cuántos Conciertos de Solidaridad ha cantado hasta ahora, sin que los medios hayan hecho tanta alharaca. O a Danny Rivera, cuántas veces lo hizo -frontalmente y sin eufemismo- para que la Marina Norteamericana saliera de Vieques.
Digo en el principio de este texto que no pretendo cuestionar las intenciones de Juanes, porque de verdad creo que pudieran ser buenas, pero me parece que se está quedando en la superficie, intentando forzar la mezcla del agua y el aceite. Sé de la admiración que siente por la trova cubana, porque hace años le preguntaron: qué pediría si se quedara solo en una isla… y él respondió: “una guitarra y el disco Mujeres de Silvio Rodríguez”. Ahora no sé, si también sentirá admiración por la Revolución Cubana, porque Silvio no es más que Fidel y el Ché, hechos canción. Si es así, te digo hermano que es muy peligroso querer a Cuba y vivir en Miami. A menos que a vos te haya pasado como a mi amigo Mario Pérez, que estuvo tocando y cantando las canciones de Silvio por diez años, hasta que se dio cuenta de que éste era comunista. Agradezco la valentía de enfrentarte a la gusanera de Miami y no desistir como lo hicieron otros, pero la Paz no es un sombrero que se quita y se pone fácilmente, sino una corona de espinas. Si no lo entendéis así, seguí ganándote los premios, grabá un video como “We are the world” y ponéis a tus amigos a levantar las manos para que todos te quieran y te forréis de dinero.


2 comentarios:

Héctor dijo...

¡Bravo Darvin...Bravo¡ Tremendo artículo.

La Paz de Juanes es la de los verdes del Tío Sam, más nada

Omar Jacinto dijo...

DESDE BOLIVIA: COMPLETAMENTE DE ACUERDO CONTIGO HERMANITO. LAS COSAS SON MÁS COMPLEJAS QUE UN SIMPLE CONCIERTO. SALUDOS Y SEGUIMOS EN CONTACTO. OMAR Y LUISA.