Trovando... trovando sonido.

Loading...

lunes, 22 de diciembre de 2008




Decíselo vos Heriberto Molina. Explicale al Papi Zuleta que no sólo faltan poetas, sino que sobran los fantoches… los que piensan que la rima es un accesorio; que la poesía es esa vainita blanca que llaman caspa y que la musa la venden en Sarita y Alvarito después de las diez de la noche. Mandale un zurdazo vos a los que creen que Astolfo es un fabulador que inventó a Luis el Perro e hizo “La otra tamborilera” porque la primera no le gustó. Recordale vos, Pedro Rossel a los compositores “facilistos” que “gaitero no es todo el mundo, porque para ser gaitero, hay que ser maracaibero y haber visto el Catatumbo”. Que no es suficiente con querer y que el paradigma no es Coquimba, sino Barrio Obrero de Cabimas. Las cruces del cementerio El cuadrado no le alcanzaron a Octavio Urdaneta… se le acabaron los epítetos y lanza en ristre marco la retirada.

“La piqueta le cayó,
el trabajo es decidido”
la feria y su tradición
ya pasaron al olvido.

¿Qué vamos a extrañar ahora Jorge Luis Chacín? Sin amaneceres gaiteros; sin festivales de gaita (de verdad, no los políticos o publicerveceros); sin Feria de la Chinita. Después de varios años –alternos- fuera de Maracaibo, entiendo que esas profundas ganas de querer estar allá cada dieciocho de noviembre; trece de diciembre o navidad, no son más que una rabia guardada en un rincón de la melancolía. Tal vez sea la extraña necesidad de estar en mi ciudad desahogando año tras año, junto a los amigos y familiares, la tristeza de no tener todo aquello que nos hacía sentir únicos. Hoy me siento orgulloso, León Magno, de lo que tuvimos… y de lo poco que aún nos queda.

No hay comentarios: