Trovando... trovando sonido.

Loading...

domingo, 30 de noviembre de 2008

"ALERTA… ALERTA QUE YA ANDA LA ESPADA DE BOLÍVAR POR LOS PUEBLOS DE HOLANDA"








Esta consigna que desde hace diez años recorre los pueblos de América Latina, ha comenzado a escucharse –con su respectiva adaptación- en los pueblos que conforman el Reino de los Países Bajos. Se trata del canto bandera de los grupos de solidaridad con el proceso revolucionario bolivariano, que desde hace unos tres años han vendido adoptando la identidad de Círculos Bolivarianos y ya tienen representación en casi todas las ciudades de Holanda. Fue en Ámsterdam donde lo escuchamos por primera vez, cuando con acento que develaba la nacionalidad no venezolana, pero también la profunda vehemencia se emitió esta arenga. Nos acercamos para saber de qué se trataba y fue cuando supimos que era Hassan, un turco radicado en esa ciudad y que además no habla español, quien participaba en una reunión en la que lo menos que había eran venezolanos. Allí estaban reunidos, además de varios turcos… belgas, holandeses, chilenos, entre otras ciudadanías que conviven en este país.
De este primer contacto surgió la invitación para la siguiente reunión que sería en Den Haag (La Haya). Acudimos y allí cada uno planteó las razones por las cuales se había integrado a esta iniciativa política en defensa de la Revolución Bolivariana. Las de Rodrigo –creo- fueron las más emotivas: "Huyendo de la atroz dictadura chilena salí de mi país junto con mi familia. Eran los años 80. Y el pueblo que nos dio cobijo fue Venezuela… allí supe que la diferencia con mi lugar de origen era el tipo de tiranía, la mía militar pinochetista y la venezolana vestida de democracia pero igual de capitalista y salvaje. Allí presencié muchas de las luchas del pueblo humilde de Bolívar por liberarse definitivamente. En eso murió mi padre. Por eso digo que Venezuela me debe un viejo. Hoy Hugo Chávez representa la esperanza de que un día no haya inmigrantes latinoamericanos regados por el mundo".
A esta reunión en La Haya, se adhirieron personas de varias nacionalidades. Leo, uno de ellos… joven uruguayo de 23 años de edad, con catorce en Holanda gracias a que las dictaduras y gobiernos pseudodemocráticos que gobernaron su país durante décadas hicieron salir a sus padres antes de que los "desaparecieran". Tiene la nacionalidad holandesa, por agradecimiento y conveniencia, pero es tan uruguayo como Galeano, Zitarrosa y… según casi todos los hijos de Artigas: el mate. Él manifestó su interés de convertir su foro de solidaridad con Venezuela en un Circulo Bolivariano. Vive en Groningen, ciudad al norte de Holanda y allá fuimos a dar para conocer a los nuevos miembros del chavismo internacional. La sorpresa fue mayor que las demás, porque allí si vimos un verdadero conglomerado cosmopolita: marroquíes, ecuatorianos, angoleños, más uruguayos, surinameses, holandeses… y hasta un venezolano que desde las Antillas Nerlandesas fue a parar a Holanda. Cada uno intentando demostrar que era más chavista que el otro. El primero tomó uno cuatro y cantó una canción de Alí Primera… el otro la guitarra y entonó con dificultad idiomática otra pieza venezolana… el ecuatoriano habló de Bolívar y Manuela y además se enorgulleció de ser del pueblo de Casilda, la mujer que le regaló el caballo blanco a Bolívar y predijo su gloria. El uruguayo empezó a mostrar la extensa recopilación de videos de los discursos del presidente Chávez. El angoleño habló de la presencia del Ché en su pueblo y al final… todos cantaron la canción de Carlos Puebla: "Hasta siempre".