Trovando... trovando sonido.

Loading...

sábado, 26 de enero de 2013

¿Zulianidad o Zulianía?


El Hotel Granada es hoy un triste símbolo de nuestra "Zulianidad"
          ¿Hasta cuándo los políticos van a seguir atrapados (consciente o inconscientemente) en términos vacíos de contenido; de fondo; de concepto; de esencia… de verdad? Se pelean la imposición de eslóganes, frases, términos y colores, para identificar sus gestiones, pero al cabo de unos meses o años, nos damos cuenta que todo se pensó, desarrolló y se quedó en la superficie de un escritorio o mesa de reunión. Algunos de estos distintivos propagandísticos son resultado –inclusive- de lo que, desde el ámbito del mercadeo y la publicidad se ha dado en llamar: “Guerra, lluvia o cruce de ideas”. Y la propuesta resultante puede ser buena, pero para vender Coca Cola, celulares o detergentes… nunca para posicionar una imagen o una gestión política o administrativa. 
La basura y los huecos "adornan" nuestra "Zulianía".

          Por ejemplo, en el nuevo gobierno del Zulia se debate sobre cómo  desplazar la “Zulianidad” utilizada por los predecesores de Arias Cárdenas (Manuel Rosales y Pablo Pérez), como si se tratase de una marca que debe ser sustituida porque la empresa cambió de dueño. Cuando la realidad ha sido que, lejos de promover; impulsar; defender; enaltecer; construir y reconstruir los valores y elementos a los que semánticamente refiere el término “Zulianidad”, han financiado con dinero de los ciudadanos la guerra simbólica contra nuestro gentilicio y nuestra identidad. 
          La cualidad que refiere el término “Zulianidad” radica en las cosas, las costumbres, los lugares y demás elementos que nos identifican como nativos de esta región y conforman nuestra distinción cultural ante el resto de los estados del país. Son: la gaita de furro; la danza; la contradanza; la décima paraujana; la gaita de tambora, los géneros que conforman nuestra identidad musical, es decir, nuestra “Zulianía sonora”… no el vallenato. Y esto no significa contrastar con esa rica expresión musical colombiana. Son el mojito; el chivo en coco y la mandoca, los elementos de nuestra “Zulianidad gastronómica”… no la pizza, el perro caliente o el shawarma. Son las poquitas casas de ventanales “mollejúos” y zaguanes, que aún nos quedan las que representan nuestra “Zulianía arquitectónica”… no las quinticas con porche y platabanda.
 
Figuras de plástico han sustituido nuestros auténticos iconos esculturales.
          Es eso lo que hay que devolverle al Zulia, es decir, la Plaza Baralt; el Paseo Ciencias; El Empedrao, más allá de la “glorieta”, con la que se ha pretendido ocultar la destrucción y transformación de las calles Nueva Venecia, Federación, San Luis, Jugo y todas las demás. Lo que queremos que nos devuelvan es la “Zulianidad” de la Calle Carabobo, hoy convertida en una gran discoteca; la Calle Falcón, la avenida Bellavista; el Amanecer Gaitero, sin vallenatos, ni reggaetón; la vista al Lago; la seguridad de caminar por nuestras calles y avenidas, sin que nos atraquen o caigamos en un hueco que nos mande al hospital… y hasta el orgullo del pronombre “vos”. Esa es la “Zulianía” que necesitamos, no la que sólo difiera en términos gramaticales o morfológicos de la “Zulianidad del Rosalismo”, porque… a fin de cuentas ambos términos significan lo mismo. Lo que tenemos que evitar es que ambos gobiernos signifiquen lo mismo. 





martes, 22 de enero de 2013

NO ACLAREIS QUE OSCURECE, PÉREZ PIRELA


  “No voy a entrar en detalles”, pero te voy a hablar en absoluto maracucho pa´ que la cosa quede entre nos. Primo, se te fueron los tapones al salir a defender lo indefendible… o peor todavía, al pretender restarle importancia al mollejero que han prendío los artistas venezolanos por el anuncio del “Concierto por la Paz” en Venezuela. Vos sabéis bien que, ni Cecilia Todd, ni Lil Rodríguez, ni Ismael Querales, ni Lilia Vera, por nombrarte solo a cuatro, son unos arbolarios. Ese discurso del intelectual que vino de la pobreza y pasó del violín a la tambora y viceversa, lo cual te dió la convicción de que, “toda música es buena o bonita y sólo es cuestión de gustos…”, me pareció un descontextualizado y ligero análisis Nietzscheano de algo que no está planteado, así que dejá “El Ocaso de los ídolos” pa´otro momento. Tampoco se trata de un rechazo de los cultores populares a la música académica, como pretendiste explicar, porque entre los molestos hay muchos músicos académicos... inclusive miembros del Sistema y de la propia Orquesta Simón Bolívar. A pesar de las reservas, ni siquiera se trata de cuestionar el trabajo del Maestro Abreu o del Sistema Nacional de Orquestas. Noooo compadre, el centro de la discusión no es Abreu, son Juanes y Bosé. Abreu, es una segunda instancia, porque fue quien le dio el garrote a estos dos monos del circo de los Estefan, que han dicho de Chávez lo peor. Hay muchas cosas que explicar, pero por ahora lo que queremos es que Juanes y Bosé se vayan con su música a otra parte, no Abreu... y el Sistema mucho menos.
¿Cómo se te ocurre a vos decirle a más de mil artistas, que en toda Venezuela han firmado el comunicado en contra de Juanes y Bosé, que han creado una falsa matriz de opinión? Será que vos no viste el video que está guindao en la página de El Nazional. Miguel Enrique Otero podrá ser muy nazi, pero el video es revelador. Figurate que el Maestro Abreu les dice que, se siente honrado de tenerlos a su lado. Que está jochao de trabajar con ellos por la "bonitura" y profundidad de sus canciones, como aquella del “Amante bandido”… o, digame aquella en la que Juanes dice que “tiene una camisa negra porque negra tiene el alma”… no,no,no, eso es un majarete de canción. Pero además, que se siente grillúo de compartir con ellos, porque se identifica con sus ideales. “No voy a entrar en detalles”, pero vos sabéis cuales son los ideales de estos dos frijolillos. ¿O es que vos te sentirías honrado de tener a tu lado a alguien que ha ofendido al Comandante Chávez y a los venezolanos? Además, si no le hemos aceptado a la derecha interna el argumento de que aquí vivimos en una guerra, contimás a este par de Uribistas. Te pusieron la conchita ´e mango y te quedaste como Roñoquero en la procesión de San Isidro. Que le vayan a hablar de paz a los gringos, como dice Cecilia Todd.


Me enteró que el maestro Abreu no quiere nada con vos… pero bueno, así como te llamó a tu celular pa´ que le pusieras la pata ´e gallina, debió darte el pitazo de que las dos “chiritas” esas estaban en la sede del Sistema Nacional de Orquestas y así  te hubieras podido esmollejar pa´llá con un equipo del canal. Qué molleja ´e papaya hubiera sido esa.
            Otra cosita primo: supongamos que es verdad que el concierto no estaba pautado y que ante la solicitud de los susodichos “pacifistas”  el maestro Abreu los mandó a hacer los trámites, pues según el video, eso iba a ser un protocolo simbólico, porque el propio presidente del Sistema les garantizó que iba a poner todo su esfuerzo para que fuera un gran concierto…  ante lo cual Juanes dice que ya sólo falta definir la fecha. ¿Será que vos viste ese video esmachetao y no te percataste de los detalles… por eso no podeis entrar en detalles?
Quiero que quede claro que no pretendo jugar al “picao” o el “juego el Zulia” con vos; mucho menos hacer leña del árbol caído, porque de toda esta funcia, el que menos está caído sois vos y reconozco que sois un verdugo haciendo análisis de contenido (te lo digo con propiedad porque –sin grillueras- yo también estudié sociosemiótica de la comunicación), así que te corresponde salir con inteligencia del hueco en el que te metieron. Miguelito, yo sé que es muy fuñío rectificar, porque “después de ojo sacao no vale Santa Lucía”, como decimos en El Empedrao… ¿te acordais?, pero vos sois “filósofo político e investigador”, según tus propias palabras… Entonces ¿por qué no investigáis mejor y me haceis un análisis con profundidad filosófica? “Allí está el detalle”, como diría ese genial filósofo comunista, Mario Moreno “Cantinflas”. 

domingo, 20 de enero de 2013

LO DE ABREU NO TIENE NOMBRE… TIENE PRECIO


            Después del revuelo que se ha formado por el anuncio del concierto de Juanes y Miguel Bosé junto al Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela, hay muy poco que decir. Creo que todo se ha dicho, bastante claro y con propiedad, ya que las opiniones adversas no provienen solamente del pueblo enardecido que con justa razón a dejado claro que a estas alturas del descontento realizar ese acto sería correr el riesgo de hacer el ridículo más grande de sus historias -esto va tanto para los invitados como para el anfitrión-, sino porque el rechazo ha provenido también de un grandioso número de artistas que durante estos 13 años de revolución han expuesto sus pellejos; han visto mermado el número de contrataciones, por ende sus ingresos… y en fin, se han resteado con este proceso. Son artistas de talento y trayectoria reconocida, nacional e internacionalmente, a quienes no les ha importado el veto de las empresas que antes los contrataban, e inclusive el insuficiente apoyo que las propias instituciones del Estado les han brindado, para seguir dando la cara por este proyecto Bolivariano. Artistas que, para no afectar la cohesión del proceso revolucionario no han salido a reclamar cuando, por ejemplo el propio Comandante ha recibido en su despacho a cuanta figura de la farándula internacional ha querido hablar con él, como Naomi Campbell, Sean Penn o Vicente Fernández… a quien por cierto se le entrego una altísima distinción Presidencial, mientras a un montón de los nuestros, con mayor o igual mérito, no los atienden ni los ministros. Son los mismos trabajadores del arte que, a pesar de la inconformidad, no salieron públicamente a rechazar el acto central del Día de la Juventud para el cual se contrató un “producto” de tan mal acabado y confección mayamera como Chino y Nacho. O cuando se ha puesto al animador del más decadente programa de la televisión venezolana a presentar, nada más y nada menos, que el acto central de cierre del Año Bicentenario. Son los artistas que, para no afectar la campaña electoral no armaron un escándalo cuando se nos presentó como imagen artística de la revolución a tres mediocres, alienados y adoradores de los Estafan, como Omar Enrique, Hany Kauam y Los Cádilac, como si Lilia Vera; Cecilia Todd; Francisco Pacheco; Iván Pérez Rossi; Oscar D´ León; Evio Di Marzo, por nombrar solo a algunos, fueran unos pendejos. Y no hablo de que sean o no Chavistas, sino de la mediocridad y oquedad de la propuesta de estos tres millonarios… a partir de esa campaña.
Hasta ahora todo ha sido tragar fuerte y morir callao, pero el problema es que, antagónico al interés de los oportunistas, nosotros toleramos que se metan con la limosna, pero no con el Santo. Y estas dos perlitas que el maestro Abreu quiere traernos a casa lo menos que han dicho de nuestro Comandante Presidente, es que “es un maldito tirano, dictador y fascista, que tiene al pueblo venezolano sometido”. El estúpido de Miguel Bosé dijo que no vendría a Venezuela mientras Chávez fuera presidente. ¡Pero claro! por la plata baila ese momo, aquí como en el reino del Borbón que se cree rey del mundo. Debería el Maestro Abreu, invitar también a Alejandro Sanz y a Willy Colón pa´ que complete su “Show”. 
Si no se lo han dicho hasta ahora, queremos recordarle al Maestro Abreu que, aunque agradecemos la creación y consolidación de esta maravillosa escuela musical, El Sistema Nacional de Orquestas no es de su propiedad. Aunque sea él quien cobre… es de todos los venezolanos. Y los ocho millones y medio que votamos por Chávez, así como asumimos que “la soberanía radica en el pueblo” -como dice la Constitución- para ratificar que Chávez sigue siendo el presidente aunque esté convaleciente, la asumimos para “Decretar” que ese Concierto queda suspendido y que si insiste, el Maestro Abreu tendrá que atenerse a las consecuencias, porque no sólo vamos a hacer valer nuestra soberanía para que esos lacayos imperiales no canten en este sagrado suelo Bolivariano y Chávista, sino para solicitar ante las instancias correspondientes que se le “expropie” la dirección del Sistema Nacional de Orquestas. Y para que no insista en montarnos ese espectáculo, le advertimos lo mismo que le acaba de advertir la Directiva de la Asamblea Nacional a la oposición: “Si usted desconoce la Soberanía del Poder Popular, del que también forman parte los músicos del Sistema, entonces el Poder Popular desconocerá su autoridad como Presidente del Sistema Nacional de Orquestas de la República Bolivariana de Venezuela, porque esta afrenta no tiene nombre… aunque sabemos todos que si tiene precio.

Nota: Quienes lo deseen pueden adherirse al comunicado que en rechazo de esta afrenta se publicará en los próximos días, a través del siguiente correo: mpcpsimonbolivar@gmail.com